miércoles, 17 de diciembre de 2008

Así que aguanta un rato la respiración

Vaya pereza que me da… hoy me toca cena de navidad de la empresa. La verdad es que todos los años me da pereza ir y todos los años me lo acabo pasando bastante bien. Tengo buen rollo con los compañeros de trabajo, y eso en esta empresa, que parece que busca la competitividad entre nosotros, es todo un lujazo. Me caen bien, creo que soy muy distinta a ellos, pero me caen bien. Me ha dado por acordarme de otras cenas, la verdad es que en ésta echaré de menos (mucho) a dos de ellos. Peeero… qué le vamos a hacer. Habrá que tomárselo con filosofía, hacer acto de presencia y a ver si no me voy demasiado tarde a casa, que es miércoles y no quiero llegar ya mal al fin de semana. Siempre me llama la atención que la gente desfase tanto en la cena de empresa, ¿¿¿es que no tienen vida social otros días??? O es que como las copas no cuestan hay que ponerse hasta arriba? No me cabe en la cabeza… quizá soy una aburrida, no lo sé. La verdad es que yo casi no bebo, entre otras cosas porque siempre llevo el coche y todavía me quedan un par de dedos de frente. Cuestión de prioridades, supongo, prefiero no beber y no tener que esperar 3 horas por un taxi ni dejarme el sueldo en ellos.
Bueno, y luego están todas las niñas hipermegamonas de la muerte, hoy una de ellas ha dicho que menos mal que habían retrasado la hora de la cena, que iba “pilladísima” para arreglarse. A lo que yo he pensado que poco arreglo tiene, pero no lo he dicho, claro. Yo me he traído unos vaqueros para quitarme el disfraz antes de la cena, pero ni siquiera pienso cambiarme el jersey. Vamos, que a mí en total me llevará arreglarme unos 2 minutos (y eso si hay cola en el baño del curro).
En fin, que no me apetece ir, que yo preferiría ir a buscar a SitaXX al trabajo, o que viniese ella a buscarme a mí al mío (que es lo que suele pasar), irnos a dar un paseo, ver bicis y luego volver a casa, cenar algo y hacerme bolita en el sofá un rato. No lo he contado pero vamos a comprarnos unas bicis, miedo me está dando… últimamente se me rompe todo, el otro día el reloj, al siguiente mi queridísimo ipod, después el ordenador amenazó con continuar la racha (pero tras una seria conversación comprendió que no estoy pá gastos y volvió a funcionar) y ahora me compro una bici… y esto es una racha… y sólo tengo dos piernas…



Guarda la noche suave de tu habitación,
en un cajón con llave.
Un corazón que mate por necesidad
cuando le falte el aire.
Quique González

5 comentarios:

cris dijo...

Pues yo la tengo el sábado nada más salir del curro, y sólo voy a subir a casa a dejar la moto... Así que iré vestida igual que por el día, que la ropa que tengo me gusta y la uso para todo.
Las chicas hipermegafashion empezarán a deshacerse después del segundo cubata, así que llevarás ventaja
jajajjajajaj

Ezne dijo...

trabajar en una empresa cutre tiene... que no hay cena de empresa jejejeje! a veces hemos hechos comidas, pero como está la cosa...

La verdad es que es mucho más apetecible el segundo plan, pero espero que lo hayas pasado bien ;)

Un besito!

Melómana dijo...

Cris, pues lo de la ventaja depende de cómo lo mires. Ellas pensarán que yo iba fatal, a mí me pareció que ellas iban ridículas... al menos yo iba cómoda :)

Ezne, sí, no estuvo mal. No fue de las mejores cenas de trabajo que he tenido, pero bueno, estuvo entretenida.

cris dijo...

Pero como odio a todas esas idiotas que no tienen otra cosa que hacer que hablar de la ropa de las demás...y lo peor es eso, que ellas se creen estupéndas de la muerte.
Para mi la comodidad es lo primero.

simplementeyo dijo...

Bueno yo siempre tengo mucha ilusión por esa cena, pq los maestros montamos una fiesta y nos juntamos con los maestros de otros colegios y la verdad que es muy divertido. besos