miércoles, 24 de octubre de 2012

Quién tuviera fe en cada poro de su piel

Este año el 22 de Septiembre me pilló con el pie cambiado, despierta también de madrugada pero intentando sonreír en medio de la fiesta. Y recordando, las 2 de la madrugada, volviendo 10 años atrás pero con música de pachanga de fondo.

10 años es mucho tiempo, 10 años es una carrera, un trabajo, unas cuantas mudanzas, 4 nacimientos (algún que otro embarazo más), es irme de casa, presentar a mi novia, ver a mamá sacarme del armario como si tal cosa en cuanto me despisto y pensar qué habrías dicho tú.

Sigo sintiendo rabia y a veces me pregunto si es normal que esto sea así, pero me sigo enfadando porque no es justo, porque no quiero tener que imaginarme tus reacciones porque no sé si me equivoco o no, porque te fuiste muy pronto, porque ahora tendrías que estar disfrutando, pasando los veranos en la piscina de casa con tus nietos y ni es justo que tú no lo estés disfrutando ni que ellos no te hayan conocido.  Porque es una mierda que no estés.

De verdad que envidio a los que pueden ver la vida de manera menos racional.

Si es verdad todo lo que dice sobre él
Ojalá que exista el cielo, y yo acabe allí también
Ojalá que exista el cielo, para volveros a ver
Deluxe



1 comentario:

simplemente yo dijo...

Tienes razón no es justo, y sin duda es mucho más fácil si tienes fe y crees en algo, pero eso no quiere decir que ni en ese caso sea ni justo ni facil. Besos y ánimo.