jueves, 10 de diciembre de 2009

Por si alguien aún duerme

Lo mínimo que debería hacer es alquilar un cantante de peso para pedir perdón, no mereces menos, pero la verdad es que he pensado que tú preferirías uno más liviano (tú me entiendes) y que esta canción te haría sonreir al menos. Se la robo a Elena por una buena causa, seguro que no le importa.
Incencios de nieve y calor: me parece una manera estupenda de resumirlo, como nuestros cambios de temperatura, como transformar miedos en sueños y sueños en miedos otra vez y vuelta a empezar.

El miedo cedió un poco pero no cayó del todo, soy una cobarde. Esto es lo que tengo para ofrecerte.

Tú mira hacia abajo, llevo una banda especial,
doscientos sonámbulos que silban de miedo,
flautistas morenos y seis timbaleros, dos mancos
y espectros de noche que encontré en la ciudad,
como este anormal con un didgeridoo negro,
mal ventilado y peor de los nervios que yo...

No serás capaz de odiarme
si lo he empeorado aún más
que bajen tus labios y me callen
si no empezaremos a silbar

Love of Lesbian

Por favor, ven a callarme ya y abrázame que vamos a saltar...

baumm bau
baumm bau
bau bau bau
bau bau
yeee
baumm bau
baumm bau
bau bau bau
bau bau






3 comentarios:

Anónimo dijo...

puedes robar la canción siempre que quieras...

y seguro que baja y se derrite la nieve... espero que si...

besos
elena

Melómana dijo...

Gracias Elena :)

Muchos besos para ti también.

simplemente yo dijo...

Espero que la nieve se haya derretido. Besos