lunes, 21 de septiembre de 2009

Canciones para el primer día en la tierra

Cuando escuché esta canción el viernes por la noche en concierto supe que iba a ser la canción del siguiente post pero es que escuchándola ahora casa tan bien...
Es justo lo que siento hoy, de sol a sol en estos días infinitos. Si pudiera ivernar y asegurar que el frío no cale mi corazón... Eso es exactamente lo que me gustaría hacer ahora, que volviera a ser verano y apurar las tardes en la piscina mientras leo y espero que sea la hora de ir a buscarte para sentarnos en un parque a escandalizar a los pijos de nuestra ciudad. O volver a agosto y re-ensayar nuestra convivencia. Cada vez mejor, estoy convencida, como los viajes, ya lo verás.

Septiembre es mi mes agridulce que consumo a medias entre estirar el verano y los viajes espaciotemporales que no puedo evitar marcarme hacia el final de mes. Por eso los últimos días de septiembre son nostálgicos. Mi año nunca empieza en enero, pero tampoco en septiembre. El mío siempre empieza en octubre, no me parece tan extraño teniendo en cuenta que en octubre es cuando empecé yo. Quiero creer que en octubre será distinto pero ahora mismo las ganas de otoño mías las debe tener enteras El Corte Inglés.



Como la canción es cortita, la voy a poner entera. No me apetece recortar hoy, hasta para eso estoy apática.

Duerme Corazón, descansa bien, porque al despertar,
te harán, volver, a trabajar, de sol a sol, sin descansar.

Duerme corazón, descansa bien, mañana sera, hoy otra vez, si te portas bien, te tratan mal, intenta ivernar, oso polar.

Y el frío no, podrá calar, tu corazón.
A trabajar, de sol a sol.

Niños Mutantes

El título del post lo tomo prestado del título del álbum de Niños Mutantes.


2 comentarios:

cris dijo...

Ya te digo, que asco de mes... no me gusta nada el otoño, me pone ñoña, melancólica... vamos, que prefiero el verano ;)

simplemente yo dijo...

PUes ya somos dos.. Además el otoño significa para mí (este año) separarme de mi niño y volver a tener una relacion a distancia y no tengo ganas, pero como diría él, así es la vida. Bessos