lunes, 23 de marzo de 2009

Postrestando

Si hay algo que no soporto es que intenten tomarme el pelo. Si no quieres hacer algo no lo hagas, pero no hagas una mierda y digas que mira qué bueno eres…
Que yo no sé por qué me indigno todavía, si ya debería haberme acostumbrado. Estoy ya un poco harta de que el ayuntamiento de Madrid se dedique a hacer más bien poco y venderlo como si hubiera cambiado la ciudad. Pasó con las obras de la M30, que parece que no se había hecho antes otra obra en Madrid, objetivo: terminarlas antes de las elecciones. Aunque fuera a base de horarios interminables, de gente trabajando día y noche, de tener barrios aislados porque todos sus accesos estaban en obras a la vez, a pesar de hacer una chapuza que cada vez que llueve se inunda …
Pasó con el anillo verde ciclista, que encima tardó mil años en hacerse, ahora está bien, si no te dan mucho asco las ratas y si eres capaz de pedalear sin respirar (o careces de sentido del olfato). Que es muy fuerte que pase por un centro de recuperación de aguas fluviales!
Y pasa con todos los centros deportivos municipales que están inaugurando ahora, que de municipales tienen el cartelito de la puerta. Luego la gestión ya es privada, es un buen negocio. El ayuntamiento tiene su propaganda diciendo lo buenos que son y la empresa privada de turno saca el beneficio, así todos contentos el ayuntamiento y sus amigos que se lucran a costa del ciudadano. No quiero decir que haya tramas ni nada, eh, que seguro que se ha hecho un exhaustivo examen de todas las solicitudes y se ha adjudicado al mejor. Por lo que he visto, el negocio es facilito. El ayuntamiento construye los centros deportivos (cargados a los presupuestos que pagamos todos), la gestión la saca a concurso y la adjudica a una empresa, la empresa saca el beneficio de la gente que use sus instalaciones. Muy bien, si es un buen negocio ¿por qué no se lo queda el ayuntamiento? Y es más ¿por qué es un negocio? ¿No se suponía que los centros deportivos municipales estaban para fomentar el deporte y que su coste era el justo y necesario para mantener las instalaciones? Ingenua que es una… aquí todos ganan, todos menos los ciudadanos de turno, pero… mal será que se den cuenta, sólo hay que publicitarlo como nos interesa y en cuando lleguen las elecciones inaugurar y listo, mayoría absoluta otra vez.


Cada día me gusta más "La habitación Roja". Me costó entrar en su música, pero ahora me encanta. La canción en sí no tiene que ver con la historia, pero el estribillo me viene muy bien. Y además, me gusta un montón.





Ilusionistas y magos
somos lo que parecemos,
ése es el problema,
todo son mentiras.

La habitación Roja

5 comentarios:

cris dijo...

Si te consuela, eso pasa en todos los sitios...
Y cada vez que voy a pasar por Madrid con el coche, ya me han cambiado la carretera y siempre me equivoco ¿o será que siempre me equivoco de carretera? jajajajjaja

Ezne dijo...

pufff no sé si es peor pensar que pasa en todos sitios... pero aqui es lo mismo...

Al fin y al cabo, en todos los aspectos de esta vida (que triste...) pagamos los de siempre... los ciudadanos (incluimos crisis??)

Un beso

Melómana dijo...

Sí Cris, cada día las carreteras son distintas. Luego me dicen a mí que no tengo sentido de la orientación... es una trama de este ayuntamiento y está comunidad, que para lo único que se ponen de acuerdo es para volverme loca!!
Ezne, la verdad es que pensar que son todos iguales es casi peor, sí. Y claro, acpetamos crisis como problema de los mismos ciudadanos de siempre.

besos chicas

simplementeyo dijo...

Bueno, veo q ultimamente te ha dado por la politica, yo intento no centrarme en ella, pq es un asco en todos lados.. Besos

Melómana dijo...

Lo malo es que es un asco que nos salpica siempre...